El tamarindo, una tradición muy mexicana

Entre los ingredientes favoritos de los mexicanos se encuentra el tamarindo, aunque no existe una crónica acerca de cuál fue el primer dulce elaborado con esta vaina en nuestras tierras, estamos seguros que fue en la época de la colonia. Esta planta llega a México probablemente a principios de la colonización española, de origen asiático su cultivo se extendió rápidamente en las costas del Pacífico gracias a su clima favorecedor. Por su característico sabor, su consumo ha sido adaptado tanto en la confitería como en la gastronomía tradicional mexicana.    

El tamarindo es una planta exótica utilizada también tanto con fines medicinales como por sus bondades nutricionales y aunque en México es conocido por las deliciosas aguas frescas y los maravillosos dulces de tamarindo, la historia de esta planta va desde la elaboración de alimentos e incluso variedades de cerveza artesanal.

Propiedades del tamarindo y sus aportes a la salud

El tamarindo no solamente es delicioso, sino también es un fruto nutritivo que aporta carbohidratos y proteína vegetal compuesta por aminoácidos, nos aporta altas concentraciones de fibra soluble (la principal es la pectina), polifenoles, vitaminas A, B3 y C; minerales como el magnesio, calcio, potasio, fósforo, hierro y azufre, y posee ácidos orgánicos como el málico, tartárico y ascórbico.

Esta fruta tiene acción laxante, depurativa, energética, hepatoprotectora, disminuye la fiebre, es un potente antioxidante, sirve como antiparasitario, diurético, combate la gingivitis, mejora problemas digestivos, alivia la tos, entre muchos usos en la medicina natural. En la cosmética se utiliza la pulpa de tamarindo para aclarar la piel por su efecto despigmentante. Para realizar una limpieza profunda natural, basta mezclar pulpa de tamarindo; café, azúcar o bicarbonato, aplicar y enjuagar a los 15 minutos.

En la gastronomía

Una gran variedad de preparaciones dulces o saldas a partir de la pulpa de esta vaina es deleite para cualquier paladar mexicano, ya que además de elaborarse dulces típicos, se utiliza en diversos platillos de la cocina tanto tradicional como gourmet, o coctelería como la clásica Margarita de tamarindo.

La golosina más buscada

Como golosina, el tamarindo se prepara de una infinidad de maneras, una muestra de ello son las deliciosas bolitas de pulpa azucarada (Tamalito), manzanas cubiertas (Cubrerindas) rebozadas en chile en polvo (Cachilito), que son un postre muy popular, tanto en dulcerías y ferias como en mesas de postres; pero cualquier evento, será un éxito si incluyes toda la variedad de tamarindo que puedas encontrar como cucharitas con tamarindo, tiritas enchiladas, serpentinas, frijolitos, barritas, tamarindos ahogados, salsas saladas, picantes y dulces, y las tradicionales ollitas de barro.

¿Se te antojó? A nosotros sí, porque estas golosinas son de las favoritos de todo mexicano. Si deseas llenar tu mesa y tus momentos importantes con esta delicia, descarga nuestro catálogo y  haz tu pedido lo antes posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* campos requeridos
Traducir »
Jugar El Duelo de Sabores